Pasos, plazos y otras formas para que no se te pase el tren…

con toda la elegancia, presentando los pasaportes hace 5 años…

Llegamos a Nueva Zelanda con 3000 dólares y alguna esperanza de que iba a ser fácil…

A los dos meses ya estábamos cerrando nuestra primer temporada de frutas con ahorros y con un promedio de 66 horas de trabajo semanales…

Eran turnos de 11 horas cada noche, donde nos la pasábamos cerrando cajas y soñando con los viajes que esas horas paradas nos iban a financiar… Recuerdo que en cada break (recreo) repetíamos el mantra que nos hacía soportar el frío del galpón donde pasábamos la noche paradas: Fiji, Fiji, Fiji!!!

Fiji representaba cualquiera de las playas paradisíacas de las -en aquel momento- tan cercanas islas del Pacífico… Esas islas que estaban a un pasaje de 100 dólares de distancia (imagínense si era poco que en un día de trabajo hacíamos 130), esas islas que con una semana alcanzaba para disfrutar…

Terminó la temporada en la packhouse (la empaquetadora donde trabajábamos) y como no teníamos mucho plan, los días empezaron a pasar…

Empezamos la búsqueda de otro trabajo, sin habernos preparado (ni un buen CV teníamos, ni una carta de presentación sabíamos escribir) y nos tomó casi 15 días dar con una farm (granja) donde continuar nuestro trabajo…

Entre idas y vueltas (papeles, mudanzas y demoras extras) llegó Julio y nos encontró con un contrato de trabajo por 3 meses…

De la farm, a conseguir trabajo como beekeepers (apicultores) y de ahí a un hotel 5 estrellas limpiando piezas… Se fueron cumpliendo los 12 meses de visa en Nueva Zelanda y ya tocaba partir rumbo a Asia…

A todo esto ¿Vos conociste Fiji?… bueno, yo tampoco…

Semana a semana, dolar a dolar, el tiempo y el dinero se fueron gastando en otras cosas y nos perdimos una oportunidad única de conocer esas islas que son claramente recónditas…

en vez de fiji, terminamos ca”#%$nos de frío en playas kiwi…

Esa oportunidad perdida me enseñó -de la forma menos deseada- que si no le pongo “manijas” a mis sueños, el tiempo pasa y las oportunidades se diluyen…

Para mí los plazos son esas manijas, para mi entender los pequeños pasos es una manera de potenciarlos… el tiempo sigue pasando, y si no ponemos marquitas en nuestro mapa o en nuestro calendario nos encontramos con visas que se acaban o con boletos que ya no llegamos a sacar…

Ojo! nunca vamos a poder garantizar ser capaces de “sacar el máximo provecho”, de “vivir a full cada momento” ni de “aprovechar todas las oportunidades”…. Honestamente, creo que cualquier viajero o viajera sabe que cualquiera de esas afirmaciones son casi imposibles de llevar a la realidad…

Acá hablo de la importancia de usar los recursos disponibles para hacer el uso más estratégico de lo que está a nuestro alcance, para poder elegir desde la mayor comodidad y amplitud posible…

¿Qué recursos disponibles entonces podemos usar?

Las listas: hace tiempo entrevisté a Clarisa Sosa Guzzo y ella decía algo que yo creo muy cierto: se trata de encontrar el punto de equilibrio entre el intencionar y el accionar. Tener claro a donde quiero ir, escribirlo, decirlo en voz alta, otorgarle algún orden de prioridad para saber por donde empezar.

Algo tan simple como hacer una lista de lugares, viajes, maneras, objetivos que quiero alcanzar y preguntarse cuándo, cómo y desde dónde… ordenarlos y buscarle un lugar en la agenda, pensarlo con un tiempo, guardarle un espacio… Primero animarme a explorar qué es lo que quiero y preguntarme si entra dentro de mis posibilidades y en qué lugar…

El calendario: cuando ya nombré en voz alta “el sueño” toca buscarle un espacio en la agenda, en el calendario, en el tiempo….

Sé por experiencia propia que muchas veces da miedo mirar el año, el mes, el tiempo que sea que tenga por delante tu viaje… Y también sé que improvisarlo todo nos tienta demasiado (de hecho nos han contado que esa es la verdadera manera de viajar y no queremos andar pasando por “turistas”)

Sin embargo, el calendario es una herramienta que nos permite dimensionar, medir y gestionar; y aunque estas palabras suenan poco viajeras, créanme que son las únicas que te pueden llevar a ir un poquito más allá…

Marcar en tu calendario una fecha límite para hacer eso que esperas (por ejemplo en mi relato hubiese sido ir a Fiji antes de la temporada de la “farm”) , te permite usar todas tus fuerzas para llegar a ese lugar… Te permite intentarlo en serio… Te da la oportunidad de no perder la oportunidad por desgaste, fiaca o simplemente por no haberte dado cuenta que dejaste el tiempo pasar…

Pasos y plazos: cuando ya nombraste el sueño, cuando marcaste el calendario, el paso que te recomiendo seguir es -justamente- pensar en clave de pasos y plazos…

Allí desde donde están y para llegar a donde quieran llegar les invito a preguntarse cuáles son los pasos intermedios, cuáles son los plazos disponibles…

Y los pasos y los plazos ya quitan la mirada de eso “grande” y “al final”… puede convertirse en una acción semanal, en un paseo de una vez al mes, en un viaje de prueba mientras tanto… en una negociación posible que nos permita llegar a donde queremos, en un ahorro claro, en una oportunidad que no se desdibuja…

Estas son tres posibles “manijas” que le podemos poner a esos sueños que a veces se nos escapan entre las manos por no saber cómo concretarlos…

Estas “manijas” tienen mucho que ver con el segundo de los ” 4 (posibles) pasos para emprender un viaje” que te comparto en mi audio-clase gratuita (que podés descargar gratis acá)…

Espero te sirvan a vos también para que no te queden “Fijis” sin conocer en el camino, para que no quede el “hubiese querido” como titular de ninguno de tus libros…

Este post es parte de una serie que voy a estar escribiendo en este mes de #AniversarioViajero compartiendo mis más preciados aprendizajes de estos 5 años de vida nómada…

La invitación es a que si te gustó, puedas seguir leyendo, dando un like y -mejor todavía- compartiendo las “manijas” que vos has encontrado en tus viajes (y tu vida)…

Con muchísimo gusto te leo !!!

(te dejo la foto de un “plazo” bien aplicado de mi último viaje a la Amazonía Ecuatoriana…la historia completa la encontrás en mi Instagram)

Deja un comentario

Cerrar menú